Alma Meaurio «La Chaqueñita» que enamora con su violín

Alma Meaurio «La Chaqueñita» que enamora con su violín

Caminando por la calle Corrientes escuchamos el sonido de un violín que rápidamente nos llegó hasta el alma. Cuando con acercamos para charlar descubrimos a una prodigiosa violinista de 14 años, que nos sumergió en su mundo musical donde el folklore se convierte en un puente que conecta generaciones.

Alma Luján, «La Chaqueñita», es una talentosa intérprete que lleva tres años estudiando en el conservatorio de Morón y está cursando el tercer año de secundaria, además forma parte de la Orquesta Folclórica Infanto Juvenil Morón Sur. Desde festivales hasta programas de televisión, Alma comparte su música en todos los escenarios, incluso las calles de la Ciudad. En esta entrevista, nos cuenta sobre sus experiencias, influencias familiares y su amor por música.

S.P.: ¡Hola Alma! Es muy lindo ver cómo has llevado música a diferentes escenarios, desde festivales y programas de televisión hasta residencias de ancianos. Ahora, en tus vacaciones, te encontramos tocando en las calles de la avenida Corrientes. ¿Cómo surgió la idea de compartir tu música en las calles y cómo ha sido la respuesta del público?

Alma: La idea surgió como un lugar más para tocar y una manera de mostrar y llevar el folklore, sobretodo teniendo en cuenta que hay mucha gente que viene de afuera y algunas personas que no suelen escuchar o conocer mucho de nuestra música. Por suerte hay personas que se paran a escuchar, y también dejan a voluntad una ayuda que nosotros usamos para comprar nuestras cosas/herramientas. También hay gente que baila folklore, capaz se paran a bailar una chacarera o una zamba y es muy lindo eso porque yo creo que muestra todavía más nuestra tradición.

S.P.: Sabemos que venís de una familia de músicos. Contanos, ¿cómo influyó la presencia de tu abuelo, tu hermana y tus padres, en tu elección por el violín y el estilo folklórico?

Alma: La presencia de mi familia siempre estuvo, sobretodo de mi mamá quien me acompañó y me acompaña siempre a todos lados, me abrió ella un montón de puertas y oportunidades que pude disfrutar con su apoyo que siempre estuvo, toca la guitarra y desde que empecé cantando me acompaña. Yo a mi abuelo paterno no lo llegué a conocer, quien tocaba el violín, pero siempre lo tengo presente al igual que mis otros abuelos. Un referente muy grande que tengo es mi hermana mayor, Melina, porque yo crecí siempre escuchándola y viéndola a ella cantar y desde muy chica fue quien me inspiró a empezar en el folklore, y ahora que toco el violín nos solemos acompañar en todas las ocasiones y tocamos juntas, siempre está el apoyo de ella y de Esteban Rearte, su marido, un destacado guitarrista, gran músico y el acompañamiento de mis otras hermanas también.

S.P.: A tu corta edad ya has participado en programas de TV como «Go Talent» y en festivales importantes. ¿Cómo fue para vos esa experiencia en la televisión? ¿Podrías compartir con nosotros alguna experiencia memorable de alguno de esos festivales?

Alma: Para mí el programa de Got Talent fue algo muy grande, ya en el casting veía a todos los demás participantes y ver a tanta gente con tantos talentos también fue una parte linda de la experiencia. Ya grabando la verdad fue bastante «impactante» se podría decir, ya que no tenía dimensión de la gente que podía llegar a ver el programa y tocar con todas las cámaras apuntando y con el jurado, sobretodo teniendo en cuenta quienes estaban en el jurado, fue algo nuevo para mí pero fue muy emocionante también. Algo muy memorable que voy a guardar siempre en el corazón es mi paso por el festival del Chaqueño, el festival del Trichaco. Yo siempre pienso que la música, sobretodo el folklore, une a las personas, y esa experiencia me hace creer más en esa afirmación, ya que ahí nosotros compartimos un montón de cosas muy lindas con gente que conocimos en ese mismo lugar, guitarreadas, asados, charlas con gente que está en la carpa de al lado, comidas, entre otras cosas. No solo con quienes estaba ahí sino con el Chaqueño, a la noche solíamos guitarrear con el, y era re lindo ese ambiente del fogón, estaba lleno guitarristas, violinistas (sobretodo), cantores con unas re voces y demás, todo eso la verdad que va a ser inolvidable para mí y lo guardo y recuerdo con mucho cariño y muchas ganas de volver.

S.P.: Es conmovedor saber que llevas tu música a las residencias de ancianos. ¿Cómo surgió la idea de compartir tu talento en estos lugares?

Alma: La idea surgió cuando yo era más chica. Yo tenía a mi abuela materna quien estuvo un tiempo en un geriátrico, y como a ella le encantaba la música también y yo cantaba en ese tiempo, pensé que sería lindo que ella pasara un momento en el cual se sienta un poco más animada, ella y los demás abuelos que estaban ahí. Me gustó la experiencia, me alegraba ver que ellos pasaban un feliz momento y después de la pandemia empecé otra vez pero con el violín a tocar en más geriátricos.

S.P.: ¿Cómo descubriste tu amor por el folclore y el tango? ¿Hay algún artista o compositor que te inspire especialmente?

Alma: Cómo ya mencioné yo crecí escuchando a mi hermana Melina, me acuerdo que siempre la acompañaba con mamá cuando ella cantaba en algún lugar, cuando estuvo en la tele o cuando ganó el pre Cosquín. Sobretodo esta última experiencia fue la que me marcó más, porque ví a otros artistas de folklore ahí y me conmovió, desde esa experiencia quise empezar a cantar folklore y comencé haciendo los temas que mi hermana hacía, teniéndola como referente principal. También a los 4 años me empezó a gustar el Chaqueño Palavecino y por primera vez mi mamá me llevó a verlo al Gran Rex, cuando lo ví con todos los músicos en vivo fue muy emocionante. Él es uno de los artistas que me inspiran en el folklore. También otros músicos que me inspiran un montón especialmente son Bruno Arias, Gerónimo Ferreiro y Ariel Romano. Siempre trato de escuchar a muchos violinistas, pero estos dos últimos son a quienes más escucho y de quienes más me inspiró. Y Bruno junto con ellos son personas que me ayudan mucho, siempre cuento con el apoyo de los tres y una de las cosas que más me llenan de alegría es compartir escenarios y momentos con ellos.

Deja un comentario