Desafío Económico: El FMI pronostica el levantamiento del Cepo en 2024

Desafío Económico: El FMI pronostica el levantamiento del Cepo en 2024

En el marco de las recientes declaraciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el plan económico argentino, nos sumergimos en un análisis exhaustivo para entender los compromisos asumidos por el Gobierno y los desafíos que enfrenta, particularmente en el contexto político y social actual.

El FMI destaca que el Gobierno argentino se ha comprometido a eliminar, en el corto plazo, el cepo cambiario y abordar las distorsiones tanto en exportaciones como en importaciones. Tras la devaluación de mediados de diciembre, se enfatiza la importancia de mantener una política cambiaria coherente con los objetivos de acumulación de reservas, basada en un régimen de mercado para evitar enfoques anteriores.

Tras el realineamiento del tipo de cambio, se espera que la política cambiaria continúe asegurando los objetivos de acumulación de reservas. Medidas significativas se están implementando para abordar el sobreendeudamiento comercial, estableciendo un sistema de importación transparente y basado en reglas.

El compromiso de eliminar las restricciones cambiarias distorsionantes y prácticas monetarias múltiples a corto plazo es un paso crucial. Además, se planea desmantelar gradualmente las medidas de gestión de flujos de capital, contribuyendo a la normalización del entorno económico.

El FMI advierte sobre riesgos inherentes al plan económico, especialmente en un contexto político y social complejo. Factores como un Congreso fragmentado, la caída de los salarios reales y la alta tasa de pobreza podrían impactar negativamente en la implementación efectiva de las políticas.

Existe la posibilidad de que el paquete de políticas no alcance inicialmente sus objetivos, lo que requerirá agilidad en la formulación de políticas, planes de contingencia y una expansión de la asistencia social. A pesar de los desafíos, las medidas importantes ya tomadas han corregido desequilibrios significativos en Argentina, disminuyendo el potencial de grandes atrasos a corto plazo.

El informe del FMI proyecta una caída del 2,8% en el PBI este año debido a políticas fiscales estrictas y la corrección cambiaria inicial. Se espera que la inflación, en aumento, comience a descender a medida que se eliminen desajustes de precios y controles de precios, aunque la desinflación puede activarse poco después.

El FMI estima que la cuenta corriente entrará en superávit, respaldada por el repunte de las exportaciones agrícolas y mejoras en el balance energético. La economía podría empezar a recuperarse a finales de 2024 a medida que los obstáculos iniciales se disipen, siempre y cuando las políticas se mantengan estrictas para preservar superávits de cuenta corriente y respaldar la acumulación de reservas.

El Gobierno ha reforzado significativamente la asistencia social a través de programas de subsidios por hijos y cupones de alimentos. Sin embargo, el informe advierte sobre la posible necesidad de una mayor ampliación de la asistencia a medida que evolucionen las condiciones económicas.

Deja un comentario