Filtros: el espejismo de la belleza digital

El retrato es uno de los géneros pictóricos más antiguos de la historia del arte, y la selfie se convirtió en su versión actualizada. Sin embargo, el uso masivo de filtros que distorsionan las facciones faciales afecta la manera en que los usuarios de redes se muestran y se ven a sí mismos. La distancia entre el “yo real” y el “yo virtual” se vuelve aún más lejana.

Fuente: Télam

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: