La historia de los refranes: “Al que quiera celeste que le cueste”

El refrán sirve para todo tipo de metas y ambiciones. Desmedidas, difíciles de alcanzar, pero debieran ser gustosas. Al respecto, el refranelero de la casa sostiene que tanto sacrificio se atempera si funciona el motor de una palabra clave: deseo.

Fuente: Télam

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: