La fascinación por los crímenes seriales: cuando la ficción transforma lo inenarrable

Si el crimen no puede pronunciarse por lo monstruoso de sus actos y por el enmudecimiento que impone la rabia y el dolor de lo inexplicable, al devenir consumo cultural se vuelve digerible pero no por eso aceptable.

Fuente: Télam

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: