Don Nicanor Malbec, el vino de la línea alta gama de Bodega Nieto Senetiner, es el elegido para honrar al varietal en su fecha

Don Nicanor Malbec, el vino de la línea alta gama de Bodega Nieto Senetiner, es el elegido para honrar al varietal en su fecha

Un 17 de abril de 1853 la forma de consumo de vino en nuestro país cambió para siempre. Aquel
día, el Malbec llegó a la Argentina para encontrar en nuestras tierras, su hábitat natural ideal.
Elegido por los argentinos debido a su gran versatilidad, su alta calidad y su diversidad en aromas
frutales, en 2020 se registraron 45.657 hectáreas cultivadas de este varietal a lo largo de todas las
regiones.


Es la cepa insignia de nuestro país y con la que Argentina se luce en todo el mundo. Además, la
historia del Malbec en Argentina es la demostración de que nuestro país tiene una tradición
vitivinícola de larga data, a diferencia de los países del nuevo mundo.
Con esta cepa se elaboran tanto vinos jóvenes y frescos para consumir todos los días, como también
de guarda, más añejos y con mayor complejidad en su estructura, para quienes buscan opciones de
alta gama.
Don Nicanor Malbec, el vino de la línea alta gama de Bodega Nieto Senetiner, es el elegido para
honrar al varietal en su fecha. Con uvas de Luján de Cuyo y Valle de Uco, Mendoza, la línea Don
Nicanor concentra todo el expertise de la bodega y la máxima expresión de complejidad, sabores y
aromas.
Es un vino intenso de color violáceo, en nariz expresa aromas a frutos rojos y negros y en boca es
fresco y elegante, con gran persistencia de su sabor. La madera se encuentra muy bien integrada y
aporta suaves notas de cacao amargo.


Santiago Mayorga, enólogo a cargo de la producción de los vinos de Bodega Nieto Senetiner, único
argentino en obtener el reconocimiento “The Future 50” -premio a las 50 personalidades más
influyentes del mundo del vino y las bebidas espirituosas-, nos comparte unas palabras sobre
éste varietal emblemático:

“El Malbec es una variedad extremadamente versátil; en su elaboración expresa el origen, y
siempre encontramos la ocasión ideal para compartir algún estilo de vino de este emblemático
varietal”


Algunas sugerencias del enólogo para lograr maridajes con esta cepa son:


● Para armar algunas entradas, una buena opción es un fundido de provoleta con tomates
asados o una exquisita tabla de quesos y fiambres con gouda ahumado, brie, parmesano
12 meses y bresaola, jamón crudo tipo iberico 8 meses y lomito con hierbas.


● Como plato principal, las carnes rojas son una gran elección: cordero asado al tomillo con
crema de zapallo y ojo de bife con papas y cebolla caramelizada.


● Y para el momento del postre, membrillos al vino tinto o galette de ciruelas y frutillas.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: