¿Para qué sirve evaluar la personalidad?

¿Para qué sirve evaluar la personalidad?

La personalidad es uno de los elementos más complejos en el campo de la psicología. Se compone de una serie de rasgos que pueden ubicarse entre dos polos, el de los rasgos positivos y los psicopatológicos.

Durante gran parte del siglo XX, la psicología se centró en estudiar los trastornos y las patologías, agrupándolos en clasificaciones como las del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA). Pero al hacerse hincapié en los trastornos, no se tomaban en cuenta otros aspectos del funcionamiento psíquico, y que atañen al bienestar psicológico. Se trata de aquellos rasgos positivos de personalidad, los que estimulan la resiliencia, por ejemplo, o la templanza.

El ICCP (Inventario de los Cinco Continuos de la Personalidad), de Guadalupe de la Iglesia y Alejandro Castro Solano, es el primer instrumento informatizado creado en la Argentina que permite realizar una evaluación integral del sujeto. Su desarrollo, que ha contado con una extensa investigación auspiciada por la Universidad de Buenos Aires y el Conicet, se basa en la teoría con mayor aceptación global en la comunidad científica, la de los Big Five (los Cinco Grandes Factores de la Personalidad) y tiene en cuenta los últimos aportes del DSM-5.

La evaluación de la personalidad es central para muchos ámbitos. En el campo forense, porque permite detectar personalidades psicopáticas; en el campo laboral, pues permite identificar fortalezas y debilidades; en el campo clínico, distinguir los tipos de personalidad puede ser un insumo de utilidad a la hora de pensar la terapéutica. Esta prueba, que se administra online, tiene además la virtud de detectar simulación en las respuestas, aquellas que magnifican o minimizan psicopatología.

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: