El transbordador Nicolás Avellaneda, camino a ser Patrimonio de la Humanidad

El enorme coloso de acero de 53 metros de altura es el único de América y uno de los ocho que quedan en el mundo. Inaugurado en 1914 -cuando todavía no había comenzado la Primera Guerra Mundial-, estuvo a punto de ser desguazado en los años noventa. Hace un año volvió a funcionar uniendo ambas orillas del Riachuelo.

Fuente: Télam

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: