Revuelo en el paraíso – Felices 112 años Teatro Maipo

Revuelo en el paraíso – Felices 112 años Teatro Maipo
El Paraíso es el lugar del cielo donde se van a descansar todas aquellas personas que aquí en la Tierra tuvieron algo que ver con el Teatro de Revistas y el Music Hall. Es un espacio reservado exclusivamente para ellos  porque ahí,  mientras que los Ángeles usan smoking y pueden putear, decir chistes con doble intención y jugar póker, las Angelitas andan medio livianas de toga y sus alas son de plumas de  faisán, de avestruz o de gallo según el cartel que hayan tenido aquí en la marquesina. Porque estos Ángeles, al contrario de los otros, sí tienen sexo y en lugar de nubes descansan – o lo que sea que hagan-  en sus camarines.
Bueno, dicho esto, les cuento que ayer hubo revuelo  en El Paraíso,  porque resulta que el Maipo  cumple hoy  112 años y justo cuando estaba a punto de abrir todo refaccionado, con el piso de mármol original del hall y las escaleras a la vista, la platea, el super y la pullman con piso nuevo del mejor lapacho y todo el piripipí….justo viene y lo agarra lo pandemia.
Ante tamaña desgracia se llevó entonces a cabo una asamblea extraordinaria a la que asistieron todas las primeras figuras con Luis César Amadori a la cabeza. Estaban todos. De los hombres, desde Carlitos Scazziotta, Don Pelele y Alfredo Barbieri hasta Adolfo Stray ,Pepe Arias , Juan Carlos Calabró y Tato Bores. Entre las mujeres sobresalían Alicia Márquez, Ethel Rojo, Susana Brunetti y espléndidas como siempre, las dos Nélidas. En un aparte cuchicheaban Jorge Luz, la Negra Bozán y Tita Merello y como invitadas especiales entraron Niní Marshall y María Elena Walsh ya que ellas están en otro sector, al que Catita fiel a su estilo definió  como el de “Las inteletualas”- pero todos convinieron en que ellas no podían ser ajenas a esta emergencia. Luego de largos cabildeos, discusiones y hasta de un par de arañazos en el fondo  entre la chicas del coro y los boys, Amadori puso orden y entre todos llegaron a la conclusión de que había que hacer algo ahí arriba para subsanar el inconveniente de acá abajo. En dos patadas –allá las cosas suceden muy rápido, como por arte de magia diría-  estaba todo listo: la orquesta, los seketchs, el vestuario para el elenco y  las plumas y los concheros para las medias vedettes. Por su lado,  la Roca y la Lobato se pusieron de acuerdo sobre que usarían en el final, aunque las dos sabían que se estaban mintiendo, porque allá eso no es pecado y que tratarían de estar una más espectacular que la otra. Así las cosas, todos se fueron a ensayar con Pedro Sombra y el Maestro Mike Rivas . Cuando estuvo todo listo, Amadori dio el OK y le puso el título:
“Estamos en cuarentena y el Maipo muestra sus nenas”
Dicen que nosotros no lo vamos a poder disfrutar porque Norberto Campana y Alberto González no se pusieron de acuerdo con el presupuesto de exigía la creación de la MAIPOAPP que hubiese permitido el streaming  pero yo creo que fue porque recibieron orden de mucho más arriba, diciéndoles “Chicos, un poco de joda está bien pero esto no es el infierno”.
Así que acá les dejo para que mientras se quedan en casa se entretengan  con este  documental que armamos en 1996 sobre la historia de nuestro querido teatro.
Lino Patalano

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: