Nuestra «inconducta», la verdadera epidemia

Nuestra «inconducta», la verdadera epidemia

Nuestra «inconducta», la verdadera epidemia
Por Dr. Marcelo Suárez (MN 73796), médico clínico y autor del libro «No me enfermo más»

La realidad nos pega en la cara. Peleas, muertes, robos, violencia en todos sus sentidos. ¿Qué nos pasa? Me animo a ensayar una respuesta a este fenómeno mundial que se ha transformado en una epidemia. Nuestras Conductas.

Deberían estar dirigidas por nuestro cerebro racional, el que nos diferencia de los animales, pero parece que no es así y esto tiene un porqué.

El cerebro racional es muy joven (100 mil años), comparado con el emocional (200 millones) y el reptiliano del instinto (500 millones). Lo que significa que estamos tratando de domar un caballo salvaje, representado por los cerebros emocional e instintivo, que son los que disparan esas reacciones salvajes, en un entorno que no lo es con un jinete muy debilitado por lo que hoy nos toca vivir.

¿Qué hace que esto sea lamentablemente tan frecuente hoy? La falta de educación y las drogas.

Estas dos causas inhiben la inhibición y dan rienda suelta a ese salvaje que todos llevamos dentro, generando el caos que estamos viviendo.

¿Como solucionarlo?

1- Nuestra responsabilidad: nutrir, hidratar, descansar y desestresar a nuestro organismo; estar atentos y ocuparnos de nuestros hijos, y si no podemos manejarlos, recurrir con ellos a un profesional; y si se trata de nosotros (los adultos), buscar ayuda profesional para desarrollar los recursos adecuados que todos tenemos.

2- Responsabilidad del Estado: asegurarnos un ambiente seguro en lo alimentario, educativo, sanitario, laboral y recreativo.

No esperemos más para iniciar el camino de fortalecimiento de ese jinete, nos lo merecemos, somos capaces y podemos hacerlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: